Todo sobre el sobre hambre mental: noparo de pensar en comida

¿Qué es esto del hambre mental?

El hambre mental es el pensamiento recurrente sobre comida, ya sea para planificar qué se va a comer, fantasear con alimentos que no te permites, es decir, te visualizas a ti misma comiendo en x restaurante, dar muchas vueltas a cualquier elección alimentaria, soñar con comida…

Esta hambre mental es el que está siempre pensando en comida, cómo la voy a hacer, si no entrené que voy a comer, estar mirando Instagram viendo recetas etc.

¿Por qué ocurre esto?

Es un proceso multifactorial

El hecho de pensar en comida constantemente solo te está indicando que tienes una restricción alimentaria previa, la cual va acompañada de diferentes grados de malnutrición. Cuanto mayor sea la restricción y malnutrición, más intensa será el hambre mental.

Cuando alguien está malnutrido (la deficiencia nada tiene que ver con el IMC (PUEDE OCURRIR EN CUALQUIER TIPO DE IMC O DE PESO CORPORAL) lo que hace tu cuerpo es mandarle la señal a tu cerebro de que necesitas ingesta, es una respuesta biológica de supervivencia. Este déficit energético se va porque estás por debajo de tu querido SET POINT, es decir, tu peso óptimo a nivel fisiológico y hormonal donde todo
funciona correctamente. Ten en cuenta que no estamos programados para vivir en restricciones por lo tanto el cuerpo solo quiere que sepas lo hambrienta que realmente estás.

Cuando aparece el hambre mental, normalmente suele darse porque no se valida el hambre fisiológica y tu cuerpo manda señales a tu cerebro de que necesitas comida.

Para una persona que sufre un TCA o una mala relación con la comida señales de las hormonas del apetito que se producen en el estómago y las señales que se producen en el cerebro no van sincronizadas: por lo tanto, puedes no sentir hambre física pero sí hambre mental.

¿Tengo que responder al hambre mental siempre?

La respuesta corta es:

Al principio es normal que comas todo el día.

En una persona con TCA acuérdate que las hormonas van a estar desreguladas por lo tanto no te puedes fiar de tu hambre física para comer porque tu hambre mental va a seguir ahi. Por ello, en las primeras fases de la recuperación la persona puede encontrarse “sin hambre” pero “con ganas de comer” o “pensando siempre en comida”.

Para que el cerebro aprenda que hay suficiente disponibilidad de alimentos, no basta con “pensar en comida” (¡el cerebro no es tonto!), sino que necesitas comer de forma suficiente y regular durante largos periodos de tiempo. Comiendo lograrás calmar el hambre mental a la par que resolver la deficiencia energética si existía previamente.

¿pero entonces el cuerpo me pide cosas que no son sanas?

El cuerpo simplemente te está pidiendo cosas de las cuales tú lo privaste por eso ahora todo el rato te está pidiendo esos alimentos que no te permitiste dárselos cuando los querías. Y ese es el problema, que tenemos la comida como mala/buena/ sana/ poco saludable/ con muchas etiquetas.

El cuerpo te va a pedir lo que tú le quitaste: si estás un mes comiendo así, no lo juzgues, lo necesitabas.

¿Cuánto puede durar esto?

NO VA A HABER UN TIEMPO ESTIMADO PUEDE SER SEMANAS O PUEDE DURAR MESES. Eso sí, no va a ser eterno, lo explicamos de una forma más fisiológica está explicado hormonalmente: la grelina es la hormona que sube cuando tu cuerpo necesita comida, la grelina está siempre alta pero si tú le empiezas a dar la comida que necesitas y que realmente te pide va a empezar a bajar (no va a ser eterno) Si no sabes cuando tienes hambre o saciedad, en el momento que piensas en comida (COME) cuando la grelina baje (o recuperas el peso que necesitas o dejas de estar en restricción y el hambre va a bajar) te van a dar ganas de comerte una fruta, verdura y también chocolate..

Si el cuerpo no le necesita no te lo va pedir, el cuerpo te manda todo el tiempo señales..si tú no respondes va a ser igual (si te comes el postre fit) va a seguir igual, no tienes atracones tienes deficiencia y necesidad de comer Y POR ULTIMO NO TE JUZGUES si te quieres sanar escucha al hambre mental.

Confía en tu cuerpo: no nos enseñaron a eso, nos enseñaron a restringir.

En Ana Vigo Nutrición te ayudamos con esta clase de trastornos alimenticios, ponte en contacto con nosotros llamando al 624 607 495 o enviando un correo a anavigonutri@gmail.com